Subscribe to our newsletter

SHOWING POSTS ABOUT: October 2007 .

16 October 2007 , archivado en la(s) categoría(s) Studies.

Un tercio de los usuarios españoles de telefonía móvil quiere un iPhone

Según una encuesta realizada por  The Cocktail Analysis, casi 2 de cada 10 usuarios españoles de telefonía móvil de entre 18 y 50 años estaría “muy interesado” en adquirir un iPhone, el terminal lanzado por Apple en Estados Unidos durante el mes de junio pasado, y para el que aún no existe una fecha oficial de comercialización en nuestro país.

 

El estudio, basado en una encuesta llevada a cabo la semana pasada sobre una muestra de 1.564 usuarios de teléfono móvil,  también revela el importante nivel de notoriedad  alcanzado por este dispositivo, a pesar de que la compañía no ha realizado por el momento ninguna campaña publicitaria convencional en España. Así, el 59% de los usuarios de telefonía señala conocer o haber oído hablar del iPhone.  Este nivel medio de conocimiento es  ampliamente superado entre algunos segmentos de población, como los varones -entre quienes la notoriedad alcanza el 67%- y los entrevistados de clase social alta (63%) y media-alta (64%).

 

Al igual que la notoriedad, los datos de la encuesta muestran también una importante predisposición a la compra.  Algo más de un tercio de los consultados (36%) confiesa estar interesado (mucho o bastante) en hacerse con un iPhone cuando esté disponible. A la luz de estos datos, y teniendo en cuenta la penetración casi universal del teléfono móvil en el segmento de clientela analizado, resulta fácil comprender el interés mostrado por  las operadoras españolas para hacerse con la exclusiva de comercialización en España. Además, la intención de compra del iPhone es más alta entre grupos de consumidores especialmente apetecibles para las operadoras. Así por ejemplo, según se desprende de esta encuesta, el deseo de poseer el terminal de Apple está más acentuado entre los consumidores con mayor gasto mensual de telefonía. El 24% de los consumidores del tramo de consumo alto dice estar muy interesado en la adquisición del iPhone, lo que tal vez ayuda a entender que en los contratos en exclusiva  que el fabricante está cerrando con  las operadoras de telefonía se exija una participación en los ingresos que éstas obtienen a través del consumo.

 

En cualquier caso, si bien el éxito del terminal viene en parte avalado por el más de un millón de unidades puestas en circulación en Estados Unidos, el precio final con el que salga a la calle resultará determinante en el volumen que consiga en España. Falta por ver cuántos usuarios estarán finalmente dispuestos a apostar por un terminal cuyo precio podría estar hipotéticamente entre los 280 euros que cuesta en Estados Unidos y los 385 euros que deberán pagar los británicos cuando se lance el próximo mes de noviembre en su país. Para tratar de anticipar la respuesta a esta cuestión central, en la encuesta se ha pedido a quienes conocen el iPhone que señalen espontáneamente qué precio máximo estarían en disposición de asumir.   De entre quienes se atreven a aventurar una cifra, se obtiene un promedio de 165 euros; un valor que probablemente está por debajo del precio con el que se lanzaría en España. No obstante, más allá de este valor medio, que contempla también  las intenciones de usuarios poco o nada interesados en el terminal, resulta llamativo comprobar que un 6% se mostraría inicialmente dispuesto a pagar un precio por encima de los 300 euros; porcentaje nada desdeñable considerando el amplio mercado potencial al que se refiere. Nada menos que un 40% asumiría un importe superior a los 150 euros; una cifra considerable, teniendo en cuenta que buena parte de las ventas de terminales que se producen en España están por debajo de este precio, al ser habitual que las operadores subvencionen parcialmente el coste a cambio de contratos de permanencia,  puntos acumulados a través de los programas de fidelización o como incentivo a la portabilidad.

 

Otro aspecto clave analizado en este estudio es el impulso que el iPhone ofrecerá a la compañía que lo comercialice en exclusiva para la consecución de usuarios de su competencia, en un contexto competitivo en el que buena parte de la estrategia de captación y retención de clientes se basa en el ofrecimiento de terminales nuevos. En este sentido, del estudio destaca que  el 17% de los han confesado estar muy o bastante interesados en adquirir un iPhone, cambiaría con certeza de operadora de telefonía si fuera otra quien lo ofertara. Un 52% adicional señala que se lo plantearía, si bien la decisión final dependería de las condiciones que le ofrecieran. En conjunto, aunque como se ha dicho el precio resultará determinante,  más de dos tercios (67%) de los entusiastas del iPhone podría llegar a migrar de compañía para satisfacer su deseo poseerlo, lo que convierte  a este terminal en un atractivo instrumento para la estrategia de captación de la operadora que finalmente se anuncie como comercializadora exclusiva.

 

Para Felipe Romero, Socio Director de The Cocktail Analysis, “es importante destacar que ni el propio fabricante ni ninguna de las operadoras de telefonía sobre las que se ha especulado que podrían distribuirlo en exclusiva, ha llevado campaña publicitaria convencional  alguna para dar a conocer el terminal, por lo que se deduce que el importante nivel de conocimiento del que parte el iPhone ha sido conseguido a partir de la amplia cobertura  mediática de la que ha sido objeto su lanzamiento, y a la tarea de difusión mediante ‘boca oreja’ llevada a cabo por los seguidores de la marca en nuestro país. Es el efecto de ese ‘boca oreja’ el que probablemente ha favorecido que el iPhone se haya convertido -antes incluso de su lanzamiento- en  uno de los gadgets tecnológicos más aspiracionales. Si bien las ventas reales estarán condicionadas por el precio con el que salga al mercado, la operadora de telefonía que se adjudique la exclusiva será la única que podrá asociar su imagen a un objeto tan aspiracional  como éste.”


Se puede acceder a la ficha técnica y los datos del estudio  desde aquí (pdf)