Subscribe to our newsletter

04 November 2014

El nivel socioeconómico, variable decisiva en las actitudes ante el consumo.

El momento socio-económico actual sigue arrojando gran incertidumbre sobre la evolución que puede tener el consumo en un futuro cercano. Por ese motivo, en The Cocktail Analysis, conjuntamente con AFI, hemos querido obtener una visión del momento actual desde la perspectiva del consumidor, así como calibrar las tendencias de consumo planificado en un periodo cercano.

Para este proyecto hemos contado con la colaboración de Afi, empresa española líder en consultoría económica y financiera independiente, que nos ha aportado el punto de vista macroeconómico que complemente los hallazgos encontrados en el consumidor.

Os dejamos a continuación algunos de estos aprendizajes:

  1. Hay ausencia de consenso sobre sí efectivamente España está saliendo de la crisis.
  2. A nivel personal, un 50% entiende que su situación personal se ha deteriorado a causa de la crisis.
  3. Los medios de comunicación aparecen como fuente de las percepciones de evolución positiva a nivel país; lo cotidiano (educación, vivienda, sanidad, condiciones de vida) sustenta las valoraciones más negativas.
  4. Los jóvenes muestran una dinámica propia: tienden a percibir en mayor medida que su situación personal ha mejorado pese a la crisis e incluso tienen mejores expectativas
  5. La renta de la que dispone actualmente un hogar medio español para consumir está en los niveles de 2006.
  6. Se identifican grandes diferencias por clase social en la percepción de la situación actual (a nivel de país y a nivel individual) y las expectativas a medio plazo.
  7. Distintas actitudes hacia el consumo y el ahorro por clase social: clases altas y medias-altas más asociadas a procesos de compra en los que pesan marcas, calidad y capricho; clases bajas y medias/bajas orientadas particularmente a estrategias de ahorro y comparación de precios y fuentes.
  8. Las probabilidades de efectuar determinados consumos están fuertemente marcadas por la clase social. Tener hijos y contratar productos financieros son los ámbitos donde las perspectivas son más diferenciales por clase.
  9. La clase social debe considerarse como variable de análisis con entidad propia en estudios e investigaciones sobre consumo.
  10. El consumidor trata de mantener el consumo vinculado al ocio y lo cotidiano: ocio de fin de semana, moda, etc. Inversiones de envergadura (inmuebles, viajes internacionales, coches, productos financieros), únicamente alcanzables para clases altas/medias altas, las cuales han contraído en mayor medida el consumo en los últimos años.
  11. Se observa caída del ahorro en las familias y cierta recuperación del crédito al consumo, que pueden dar soporte al gasto familiar a corto plazo. La otra cara de la moneda es el retraso en la reducción de la deuda que acumula un número elevado de hogares.
  12. El pago al contado es el medio de pago más extendido. El principal motivo para no solicitar créditos para pagos no sólo es la falta de hábito sino también la desconfianza hacia los bancos.
  13. En las escasas ocasiones que se prefiere el pago aplazado, se asocia a perfiles adultos (31 años o más) con intención de afrontar compras de importes elevados.
  14. El pago con tarjeta juega un papel crucial en el comercio electrónico, que ha mostrado un fuerte crecimiento durante la crisis frente al estancamiento de buena parte del consumo minorista uno de cada 10 euros de gasto con tarjeta en 2013 se pagó online. Por otro lado, el 83% del crecimiento de los importes pagados con tarjeta en 2013 respecto a 2012 vinieron también del comercio electrónico.

A continuación os dejamos el enlace al informe completo:

Subscribe to our feed: RSS FeedRSS