Subscribe to our newsletter

10 October 2007 , archivado en la(s) categoría(s) Studies.

Uno de cada dos compradores online de moda desearía comprar en Zara a través de la red.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, el número de internautas que compró ropa o material deportivo en 2006 creció un 25% con respecto al año anterior –siendo uno de los artículos de venta online con mayor crecimiento- ; el 15% de los compradores a traves de Internet adquirió alguna prenda de ropa.

En este contexto, The Cocktail Analysis, ha llevado a cabo durante el pasado mes de julio un estudio con más de 1.000 internautas, en el que se profundiza en las actitudes y comportamientos de la población internauta española en relación a la compra de ropa y complementos a través de la red.

“De rebajas en la red” es una investigación que explora de forma especial las oportunidades para las grandes cadenas de moda -nacionales e internacionales- que operan en España. Así, la investigación revela que a uno de cada dos (50%) compradores actuales de moda le gustaría comprar online en Zara, la principal enseña del grupo Inditex. En el caso de las mujeres, este porcentaje asciende nada menos que hasta el 60%. Otras cadenas como H&M, Pull & Bear, Springfield, Mango, C&A, Bershka, Oysho y Stradivarius atraerían la atención de más de un tercio de los compradores.

El estudio ha puesto también de manifiesto que, si bien en términos generales los perfiles, las preferencias y exigencias de los compradores potenciales de todas las cadenas son similares, los clientes de algunas enseñas en particular presentan rasgos específicos a los que conviene atender si se desea diferenciar y optimizar la oferta.

Además de esta dimensión de las marcas y de una radiografía sociodemográfica de los -actuales y potenciales- compradores de moda online, el estudio aborda otras cuestiones centrales: qué productos son los más “afines” a este entorno de compra, cuáles las principales barreras para dichas compras, cuáles los factores que contribuirían a superarlas o cómo incide la “masculinización” de la web, rasgo que debe ser tenido en cuenta en cualquier estrategia que se proponga adentrarse en el mundo del comercio electrónico.

En relación a las “barreras”, la investigación ha revelado que la posibilidad de emplear formas de pago alternativas a la tarjeta (teléfono o contrarreembolso) es el factor menos decisivo de cara a “animar” a comprar más moda en la red (mencionado sólo por un 35% de los encuestados), mientras que precios más bajos que en las tiendas offline es el factor más determinante (escogido por un 75% de los internautas), seguido del envío gratuito (74%), la devolución gratuita (59%) y la mejora de la web en la presentación de calidades y diseños (49%).

Por otra parte, el estudio pone de manifiesto que el 11% de las mujeres españolas mayores de 14 años compró ropa o calzado por catálogo durante el 2006, lo que supone una amplísima base de mercado potencial de consumidoras que ya ha vencido los frenos referidos a la falta de experiencia sensorial.

“El consumo de moda online –comenta Víctor Gil, Socio Director de The Cocktail Analysis-, es un fenómeno que, a día de hoy, se halla lejos de su desarrollo potencial. Bien es cierto que se encuentra con algunas barreras particulares, como la imposibilidad de “probarse” lo comprado o la dimensión ritual a la que se renuncia, especialmente fuerte en el caso de la ropa y de la moda. Sin embargo, creemos que es un mundo cuyos límites actuales son móviles y que está todavía por explorar, tanto por parte de los consumidores como, sobre todo, de las grandes cadenas de moda que operan en nuestro país”.

En efecto, los datos son reveladores a este respecto: según un reciente informe de la consultora Forrester Research, en EE.UU las ventas online de ropa en 2006 superaron por primera vez en la historia a las de ordenadores y se espera que en 2007 el 10% de las ventas totales de ropa procedan del comercio online.

Accede desde aquí al informe completo (pdf)